¡Gracias desde Dhaka en Bangladesh!

Nuestro sincero agradecimiento a la Iglesia en España por su amable ayuda. Les garantizamos nuestras constantes oraciones por el trabajo misionero que llevan a cabo en participación y colaboración con nosotros.

Aprovecho esta oportunidad para agradecerles el subsidio ordinario y el subsidio para catequistas que se ha concedido a nuestra archidiócesis. Aunque Dhaka, como diócesis, fue establecida en 1887, todavía tiene carácter misionero. Existen veinte puestos de misión y unos diez puestos dependientes más, donde la labor de evangelización sigue en marcha. Tenemos unos 70.000 habitantes; la diócesis sufragánea de Sylhet es realmente un fruto del trabajo misionero entre la población tribal. Hay 50 sacerdotes diocesanos, otros 50 sacerdotes religiosos, 40 hermanos religiosos y unas 700 religiosas que trabajan en la archidiócesis.

La ayuda proporcionada desde OMP se destina a varios propósitos. El primero, el mantenimiento de los sacerdotes diocesanos, ya que ellos no tienen ningún salario, salvo los estipendios de misa; es la diócesis la que les proporciona comida y alojamiento. El segundo, el mantenimiento de los puestos de misión que no pueden sostenerse, porque su población carece de medios. El tercero, los programas de formación cristiana, como cursos, seminarios y retiros para laicos, ya que una de las prioridades de la diócesis es la formación de pequeñas comunidades cristianas y la participación de los laicos en la Iglesia. El cuarto, la ayuda a las escuelas rurales para la educación de los niños que no pueden pagar. Y el quinto, la remuneración de los catequistas y su formación y preparación; catequistas que predican la palabra de Dios a las personas que están preparadas para recibir la fe católica, que animan las comunidades cristianas de los pueblos y dirigen las oraciones y la liturgia dominical en ausencia de sacerdotes. Por otro lado, una parte del dinero se utilizó para la Asamblea de Pastoral Diocesana que adoptó nuestro Plan de Acción para el Año de la Fe.


Mons. Patrick D’Rozario, arzobispo de Dhaka (Bangladesh)
Etiquetas:

0 comentarios