El Papa y su devoción a Teresita de Lisieux

“Cuando tengo un problema, lo confío a ella. No le pido que lo resuelva, solo que lo tenga entre sus manos y que me ayude; como señal recibo casi siempre una rosa”.


El Papa Francisco ha manifestado en varias ocasiones su devoción a Santa Teresa de Lisieux  patrona de las misiones.


La devoción del Papa a la patrona universal de la misiones -cuya fiesta celebramo hoy - es notoria, según hizo ver el profesor Gerardo del Pozo durante la lección inaugural del curso académico 2013-2014 de la Universidad Eclesiástica San Dámaso.

«El Papa Francisco se ha referido ya varias veces a santa Teresa de Lisieux. Por ejemplo, cuando le preguntaron qué llevaba en la bolsa con que subió al avión en su vuelo a Río de Janeiro, dijo que, junto a los enseres habituales, incluía un libro de santa Teresa de Lisieux».

«A los pocos días de su elección una periodista amiga suya, Stefania Farlasca, publicó un artículo con el título: Una rosa blanca de santa Teresa. Cuenta allí que el cardenal Bergoglio tenía la costumbre de acompañar sus cartas o simples saludos con una imagen de Teresa de Lisieux y que siempre la lleva en los viajes».

«En un Consistorio de Cardenales de 2007, esta misma periodista se encontró en Roma con el cardenal Bergoglio, que llevaba consigo la imagen de santa Teresita. Entonces le dijo que cuando tiene un problema se lo confía a Teresa: “No le pido que lo resuelva, sólo que lo tenga en sus manos y me ayude. Como señal recibo casi siempre una rosa”. Incluso rezó delante de ella una parte de la oración para obtener la rosa: Florecita de Jesús, pídele hoy a Dios que me alcance la gracia que yo ahora pongo con confianza en tus manos».

 «En una entrevista a la mencionada periodista italiana durante la preparación del documento final de Aparecida, le dijo el entonces cardenal Bergoglio “No hay que tener miedo a depender sólo de la ternura de Dios, como lo ha hecho Teresa de Lisieux, que es por eso una hija predilecta de María y una gran misionera”».

Como dijo el profesor Del Pozo, el cardenal Bergoglio es ahora el papa Francisco, y por tanto, seguro que ha puesto en manos de Teresa su solicitud por la Iglesia.

Anastasio Gil García
Director Nacional de Obras Misionales Pontificias España

0 comentarios