Sed los misioneros que necesita nuestro mundo

El misionero español Rafael Cob, es obispo del Vicariato Apostólico de Puyo en Ecuador desde allí nos ha escrito para hacernos una petición especial para el Domund 2013.

“Espero que seáis los futuros misioneros que necesita nuestro mundo. Sé que valoráis el trabajo de los misioneros, pero ellos os necesitan para llevar a cabo su misión: anunciar el Evangelio para construir un mundo más justo y más humano. Necesitan vuestra oración y vuestra ayuda económica”.



Queridos amigos, un año más llega la fiesta del Domund, fiesta misionera por excelencia. Los misioneros que hoy estamos lejos de nuestra patria recordamos, y a veces con cierta nostalgia, que este domingo era muy especial, en los colegios y escuelas, durante el mes de octubre nos ambientaban para celebrar esta fiesta, nos hablaban de las bonitas historias de los misioneros que trabajaban en lejanas tierras por llevar el Evangelio y ayudar a la gente más pobre. Los misioneros se presentaban casi como aventureros como grandes héroes dignos de imitar, y realmente nos atraían con su buen ejemplo.

Si hoy preguntamos ¿Quién es un misionero? ¿Qué diríamos? ¿El misionero es un aventurero y soñador que se lanza al mar del destino o al vacío para probar fortuna, para conquistar triunfos, sin saber a dónde va? ¿Es un turista que solo quiere conocer lugares nuevos, exóticos, querer aprender nuevas culturas? ¿Es un emigrante que sale de su patria, deja su familia para mejorar su condición económica y social? ¿Quién es y que hace un misionero?

El misionero no es un aventurero, aunque en su corazón lleve grandes sueños que desea realizar. El misionero no es un turista, aunque tenga que recorrer muchos kilómetros para cumplir su misión, y encontrarse con otras culturas y pueblos que no conocía. El misionero no es un emigrante, aunque haya tenido que dejar su patria y su familia para mejorar no su condición social o económica, sino la dignidad de los demás con los que compartirá su vida. Aunque en su vida encontremos un poco de todos ellos, es su misión lo que le distingue.

El misionero es el cristiano o la cristiana que se ha encontrado con Cristo, ha escuchado su palabra, ha aprendido su ejemplo y ha recibido su mandato de anunciar su mensaje de vida a los que no lo conocen, “Id por todo el mundo y llevad el evangelio a todos los pueblos (Mt.28,1)” .

Muchos nos decimos cristianos, y cristiano es ser discípulo de Cristo, pero ¿qué clase de discípulos somos? ¿Pensamos y actuamos como Cristo? ¿Experimentas la necesidad de compartir con otros tu alegría de ser cristiano, de tener fe?

Yo desde mi experiencia de sacerdote misionero viviendo 23 años en la selva amazónica del Ecuador os puedo contar que la gente entre la que vivo, siente la necesidad de conocer ese amor de Dios y alguien que les de razones dé esperanza para vivir.

Nuestro Vicariato Apostólico de Puyo tiene una extensión de 31.000 Km.2. con siete etnias indígenas diferentes que viven diseminadas por la selva en las riberas de los ríos. Nuestro desafío: una selva sin carreteras ni caminos, tenemos que volar en avionetas y recorrer en barca sus ríos, para llevar la buen noticia del evangelio. Y para todo este trabajo solo somos 19 sacerdotes y 12 comunidades religiosas que nos repartimos en los pueblos. En el interior de la selva encontramos niños desnutridos, familias donde solo hay una comida al día, chicha de yuca y plátano, ancianos abandonados, y muchos niños con sus manos abiertas y extendidas, queriendo ser vuestros amigos.

Así que amigos, todos que nos decimos cristianos estamos llamados a ser discípulos misioneros, con alegría y valentía a compartir nuestra fe.

Vuestro amigo:

Rafael Cob García, Obispo del Vicariato de Puyo
Etiquetas:

0 comentarios