¡Gracias porque seguís acompañándonos!

Tarsicio Antón, es un misionero burgalés del IEME. Ha servido como misionero más de 15 años en Cuba y ahora está en la diócesis de Cienfuegos en Cuba.



Ya de seminarista tuve la ilusión de la misión fuera de las fronteras. Después estuve 8 años en mi diócesis, donde sentía cada día con más fuerza que tenía que ir a los que no conocían a Cristo. Estaba bien, pero era consciente de tantos que no conocían al Dios del amor, manifestado en Jesús, de que no podía quedarme en mi tierra, de que debía estar dispuesto a partir donde fuera necesario. Me costó recibir el sí de mi obispo, pero al fin se hizo realidad.

Desde 1989 he caminado y servido en Nicaragua. Contento de haber aceptado la invitación. Ahora estoy como misionero en Cuba. Aquí la mies es grande, son muchísimos los que no conocen a Jesucristo. Un ambiente de gentes en búsqueda de sentido. Estamos cuidando el catecumenado de adultos, y hay un grupo de está iniciando su proceso de fe. 
Nuestras comunidades son pequeñas, frágiles pero vivas, conscientes de que hay que salir y tener las puertas abiertas. Y también necesitadas para avanzar en su caminar.

Soy más consciente cada día de que sin la fuerza del Señor no hay fruto. La misión necesita el apoyo de toda la Iglesia. Sin la oración no es posible avanzar. Que no nos falte la oración de ustedes. 


Tu ayuda, sí, ahora que las cosas no están bien, es necesaria para que otros crezcan. Desde aquí, ¡gracias porque seguís acompañándonos!
Etiquetas:

0 comentarios