“Nunca tuve buena puntería, pedí ir a África y me mandaron a Brasil”

Luis Manuel Álvarez García, es sacerdote de la Congregación de los Sagrados Corazones. Como buen religioso, ha obedecido a sus superiores y aunque pidió ir como misionero a África, comenta con humor que nunca tuvo “buena puntería” y sus superiores le enviaron a Brasil, donde vivió 24 años. Ahora trabaja como misionero en las “periferias” de Lisboa, porque como nos recuerda el papa Francisco, también en Europa hay periferias a las que acudir.



“Desde pequeño sentí la vocación de anunciar el evangelio de Jesús en tierras remotas. Yo pedí ir a África en aquellos años 70, después de ordenarme, pero nunca tuve buena puntería y mis superiores decidieron que fuera Brasil. He pasado en ese inmenso y querido país 24 años, siempre en barrios periféricos de Río de Janeiro y São Paulo.

El Señor ha estado siempre conmigo como Amigo fiel: no hubiera podido sobrevivir sin el encuentro diario al pie del sagrario.

Ahora ando en Portugal, también en la periferia de Lisboa. Me voy haciendo portugués, aunque uno es "genio y figura hasta la sepultura", y  realmente lo que importa es servir a la gente, especialmente a los pobres. Mi parroquia ni debe estar en el mapa, se llama Catujal, de la Feligresía de Unhos.


Sí, necesitamos misioneros: personas que anuncien el Amor de Jesús y lo hagan también como religiosos y sacerdotes.  El dinero también es importante, se nota menos en Europa, pero es clamorosa esa necesidad en Brasil y en otros países...”

Etiquetas:

0 comentarios