Querido beato Juan Pablo II

Recién pasado el DOMUND, hoy 22 de octubre celebramos la fiesta del beato Juan Pablo II; su última fiesta como beato, mientras esperamos la alegría de su próxima canonización. A la vez que pedimos la intercesión de este gran Papa misionero, recordamos unos fragmentos de su Mensaje (14-9-1999) con ocasión del bicentenario del nacimiento de Paulina Jaricot, fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe, de la que depende la Jornada Mundial de las Misiones:




“A ejemplo de Paulina, la Iglesia debe encontrar un estímulo para afirmar su fe, que lleva al amor a los hermanos, y proseguir su tradición misionera de múltiples formas. Desde esta perspectiva, invito a las comunidades locales a promover el espíritu misionero y el compromiso de cooperación, así como el intercambio permanente de dones, que es una apertura a la universalidad de la Iglesia. Tanto las comunidades que dan como las que reciben serán colmadas de gracia por el Señor [...].

Exhorto también a toda la Iglesia a una solidaridad cada vez mayor con las comunidades y con todos los hombres que carecen de lo necesario; con este gesto, los discípulos de Cristo muestran a sus hermanos, como en un espejo, el rostro de ternura y amor de nuestro Padre celestial [...].

Paulina Jaricot nos invita a prestar mayor atención a los pobres y a un amor cada vez más profundo por ellos. Estamos llamados a compartir lo que hemos recibido. Como mostró Paulina, la misión es responsabilidad de todos los bautizados, puesto que, según sus sencillas palabras, cada uno puede ser «la cerilla que enciende el fuego»”.


Si quieres saber sobre la figura de Juan Pablo II


Rafael Santos

Etiquetas:

0 comentarios