“Su oración y su ayuda económica son siempre un estímulo”

Desde el sur del Ecuador, en la cordillera de los Andes, Ecuador nos escribe Julian González, misionero vallesoletano.



La celebración del DOMUND es una buena oportunidad para reavivar el espíritu misionero de nuestro compromiso bautismal.

Desde muy pequeño, en un pueblito de Castilla, la de la "tierra de pan llevar" que diría Teresa de Ávila, sentí la llamada a salir de mi terruño, no sabía bien para qué, pero ahí estaba y con el tiempo se fue concretando, para saltar "la mar océana"  rumbo al sur.

Por aquí llevo más de cincuenta años intentando pasar por entre el pueblo de Dios que camina entre luces y sombras, en medio de su pobreza, siempre con esperanza de días mejores, porque su fe se va aquilatando en el dolor, la pobreza y la solidaridad, aquí, digo, trato de pasar "haciendo al bien", como Jesús, el de Nazaret, sin más pretensiones, hacer el bien y educar en la senda del bien.

Su oración y su colaboración económica, dentro de las limitadas posibilidades en la crisis actual, son siempre un estímulo; gracias mil y abundantes bendiciones.


Etiquetas:

0 comentarios