#YoSoyDomund

Julia Moreda, enferma misionera 



Tiene fuertes dolores de espalda, y además sufre por su sordera. Sin embargo, no se detiene ante el sufrimiento, sino que reza a todas horas por los misioneros. Ayudada por Maria Luisa Codino, es una integrante más del grupo de Valdetorres del Jarama (Madrid). Más allá de lo económico, los enfermos misioneros muestran otra forma de colabora con el Domund.


¿En qué consiste ser enferma misionera?

Rezamos a todas horas. Yo llevo un rosario en el bolsillo, y voy rezándolo mientras ando. Sufro mucho de dolores de espalda, y los ofrezco por las misiones, así como el sufrimiento por estar un poco sorda.

¿Cómo es que usted ofrece sus dolores por las misiones?


Soy vecina de Maria Luisa Codino de toda la vida. Ella coordina un grupo de enfermos misioneros, y me ayuda y acompaña en el ofrecimiento de mis dolores. También somos las dos de Adoración Nocturna, y tenemos mucha devoción por las misiones. A mi familia le parece muy bien que vivamos así la enfermedad.


Etiquetas:

0 comentarios