#YoSoyDomund

Ana María Vidal Abarca, cofundadora de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) 



En su preciosa casa de Madrid, Vidal Abarca nos recibe amablemente. Desde pequeña recuerda pasar la hucha del Domund, y dice confiar absolutamente en la organización de Obras Misionales Pontificias, para hacer que el euro que ella done a las misiones llegue a donde más se necesita.

¿De qué conoce usted el DOMUND?

Lo conozco desde hace muchos años, desde que era pequeña, desde el Colegio. En aquella época había unas huchas que tenían figuras de niños chinitos, y ya entonces yo le daba mucha importancia porque es algo que es verdaderamente necesario.

 ¿Por qué apoyar a los misioneros?

Por muchas razones. En primer lugar, por la labor que hacen, que es impagable. En segundo lugar, por solidaridad con ellos. Por último, porque los misioneros son verdaderamente admirables, son personas que renuncian a todo para dedicarse siempre a quienes más lo necesitan.

¿A dónde le gustaría que llegara su euro para las misiones?

No lo sé, los administradores del DOMUND saben mejor que nadie donde hace más falta. Confío plenamente en la organización.

¿Ha conocido a algún misionero?

Hace muchos años… precisamente en esa época de colegio, a veces venían a nuestra clase. También ahora, cuando voy a Misa, a veces la homilía la dice algún misionero que viene y cuenta lo que todos sabemos. No hace falta ser muy listo para saber que en el mundo hay mucha necesidad y la responsabilidad que tenemos todos.


Etiquetas:

0 comentarios