Con los misioneros, renace la alegría

No hay misión sin misioneros. ¿Quién mejor que ellos podría expresar lo que significa la alegría de la entrega? 



Renace la alegría” es el lema que Obras Misionales Pontificias ha elegido para celebrar el Domingo Mundial de las Misiones: Domund 2014. Hemos pedido a los misioneros que nos cuenten cómo consiguen que la alegría renazca cada día en ellos, pero también en las personas con las que conviven, que son, la mayoría de las veces quienes más razones tendrían para no estar demasiado alegres. El milagro es que lo están.

Sorprende ver la sonrisa que los pobres mantienen en medio de las dificultades. Sonríen porque saben −mejor que ninguno de nosotros−, que Dios Padre les acompaña, se hace presente en sus vidas a través del amor de los misioneros, de la vida sacramental, del Evangelio…

La alegría renace con los misioneros
en Indonesia, Camerún, Ucrania, Perú… países con problemas más o menos graves en los que los misioneros se baten el cobre para que la alegría pueda renacer en sus pueblos. Y la alegría renace también en los misioneros que se han visto obligados a regresar por diversas causas, sobre todo por edad o por salud, pero que saben que son misioneros para siempre, misioneros para la eternidad.

Como dice el Papa Francisco en su mensaje del Domund 2014: “¿Por qué no entramos también nosotros en este torrente de alegría?”

No te pierdas los testimonios que nos han enviado los misioneros y que iremos publicando en esta sección:
Testimonios de misioneros españoles para "Renace la alegría"


0 comentarios