Con Eugenio Sanz, renace la alegría

“Los pobres nos evangelizan cada día”

“La gente con la que trabajamos no debería tener muchas razones para la alegría: salarios ridículamente bajos, largas horas de trabajo, ausencia de derecho a poseer la casa y la tierra en la que habitan…  Y, sin embargo, sus hijos desbordan alegría por todos los poros. Son ellos quienes nos inyectan una sobredosis de alegría. Los pobres nos evangelizan cada día”.

misionero español - Misiones OMP


Eugenio Sanz Sánchez es un misionero marista español que trabaja con los campesinos de las plantaciones de te del área de Srimongol en Bangladesh desde allí nos manda este testimonio misionero de como "renace la alegría" en su pueblo pese a no tener casi nada:

"La gente con la que trabajamos en las plantaciones de te del área de Srimongol – Moulovibazar en Bangladesh, no debería en buena lógica tener muchas razones para la alegría. Salarios ridículamente bajos, largas horas de trabajo sin protección contra los agentes químicos que utilizan, no derecho a poseer la casa y la tierra en la que habitan, no derecho a representación sindical, precarias condiciones higiénicas, no acceso a servicios médicos, situación escolar bajo mínimos.
Y sin embargo, como ves en la foto, sus hijos desbordan alegría por todos los poros. De hecho, cada vez que trabajamos con ellos, los visitamos en sus casas, nos encontramos con ellos formal o informalmente, son ellos quienes nos inyectan una sobredosis de alegría. Muchas veces me ha venido a la cabeza aquello de “Cuando pensábamos que íbamos a llevar a Dios a los demás, de pronto nos dimos cuenta que Él ya estaba allí, esperándonos”.
Los pobres nos evangelizan cada día, si nos dejamos, claro".


0 comentarios