Con Rosario García, renace la alegría

Dios me pide devolverles las ganas de vivir a los enfermos de sida


“Llevo casi 20 años en el sur del Camerún. Aquí somos centro de tratamiento del sida. Es con estos enfermos rechazados de la sociedad, con los que Dios me habla más del gozo de transmitir un poco de confianza, dignidad… y devolverles las ganas de vivir".


ayuda a los misioneros


Rosario García Martínez-Peñalver es una misionera de las Esclava del Sagrado Corazón de Jesús, de 49 años que lleva más de 20 años en Yaoundé, Camerún, desde el hospital en el que trabaja en medio de la selva tropical nos manda su testimonio misionero para el DOMUND:

“Soy médica y llevo casi 20 años en el sur del Camerún. Aquí somos centro de tratamiento del sida. Es con estos enfermos rechazados de la sociedad, que han perdido la esperanza o tienen miedo de su futuro o de la reacción de su pareja, con los que Dios me habla más del gozo de transmitir un poco de confianza, escucha, dignidad… y devolverles las ganas de vivir.
En estos días, Ana, la otra médica misionera, hospitalizó a una de nuestras enfermas seropositiva, de 26 años y con 32 kilos, que entró llorando. Un poco después, la encontré sonriendo: estaba mejor; no mucho mejor físicamente, pero alguien se había ocupado de ella, la había lavado, escuchado, animado..., y había recuperado la alegría.
Ahí Dios te habla de gozo, al ver levantarse a alguien que estaba desesperanzado. Es la alegría que da el amor y la ternura de Dios compartida... y tu poca sabiduría, puesta al servicio del otro, por muy pequeño que sea ante el mundo”.


0 comentarios