Encuentro Cataluña misionera

El  Domund al descubierto en Tarragona celebró ayer una jornada para recordar a los misioneros catalanes que anuncian el Evangelio por muchos rincones del mundo



La jornada del lunes, día 10 de octubre, en Tarragona, convocó alrededor del Domund 2016 a aquellas personas que participan más directamente en la animación y cooperación misionera de las diócesis catalanas. Mostrar así la cooperación de Cataluña con la actividad misionera de la Iglesia a través del envío y acompañamiento de sus misioneros en la misión ad gentes y compartir también experiencias sobre la relación que las direcciones diocesanas mantienen con los misioneros de su diócesis.

Presidió el encuentro, Mons. Enrique Benavent, obispo de Tortosa, y coordinador de Misiones en Cataluña, acompañado del obispo de Trujillo (Honduras), Mons. Lluís Solé.

La primera intervención testimonial fue precisamente a cargo de Mons. Lluís Solé, quién en su caso, la salida a las misiones vino propiciada por el hecho de pertenecer a la congregación de los Padres Paúles. Estableció ciertos paralelismos entre el misionero y el médico: «El sacerdote sigue al Señor en la misión pastoral, como el médico practica la medicina, pero ambos pueden especializarse».

De importancia capital calificó, Mons. Solé, la estima de los misioneros hacia los pueblos y la gente con la que conviven, para añadir que «es una mala praxis si, en lugar de amar, nos dedicamos a comparar, ya que partiendo de la estimación se entiende lo que amas». Señaló la conveniencia de no fijar un período concreto en el inicio del misionero, «para experimentar, en un tiempo corto, las propias capacidades de aceptación de tantas cosas a las que no estamos acostumbrados».

En el caso de Honduras, el obispo de Trujillo resaltó que lo que «allí necesitamos es aferrarnos a la esperanza y darla donde no hay, buscar remedios para un cambio», en clara alusión la violencia, el miedo y la corrupción que vive este país tan empobrecido.

En la mesa redonda, moderada por el sacerdote Ricard Serrà, delegado diocesano de Misiones de Girona, en su turno de palabra el Padre Blanco Josep Frigola puso énfasis en la inculturación del misionero, en su caso, en Burkina Faso y Níger, con «realidades diferentes, que te hacen descubrir que en la comunidad humana también hay Dios». Mencionó el proceso de catecumenado para la preparación del bautismo, el trabajo social, el desarrollo de la agricultura, que hizo prosperar la zona, y la educación.

Jordi Sánchez, responsable del proyecto Missioners.cat del Observatorio Blanquerna, explicó cómo a través de la plataforma se da voz a los misioneros, un portal de entrevistas y mapa multimedia misionero, proyecto iniciado hace dos años, con unos sesenta testigos vitales. Afirmó que «los misioneros son gente discreta, pero deben difundir su tarea y debe valorar nuestro mundo, como exponente que son de donación».

Esta apreciación no fue sólo recogida sino también refrendada por el obispo Enrique Benavent, el cual en su intervención valoró de manera altamente positiva «que los misioneros sean conocidos por la sociedad, su pueblo o ciudad, y por los jóvenes». Citó ejemplos concretos en la diócesis de Valencia, y ahora en la de Tortosa cuando, al visitar los misioneros, ha llegado al convencimiento de que «es bueno que la sociedad los conozca por su labor pastoral, con unos ritmos diferentes a los nuestros, y constatar que el Reino de Dios sigue sembrando en el mundo».


Joan Boronat
Església de Tarragona



Para descargar fotografías de los actos


Toda la información sobre el "Domund al descubierto" en Tarragona, actos y eventos puede encontrase: 
http://tarragonamissionera.blogspot.com.es/


Si te has perdido la mesa redonda aquí puedes verlo:




1 comentarios

  1. Acto bochornoso. Los católicos en Cataluña estamos indignados. ¡Dimisiones ya!

    ResponderEliminar