Salgamos para que nuestro mundo pueda gustar la maravilla de sentirnos familia de Dios

Esperanza Becerra, misionera en Mongolia



Sal de tu Tierra para comunicar la Buena Noticia del Evangelio es una urgencia nuestro mundo muere de desamor, necesita de un mensaje esperanzador, gozoso que le aliente.

Al escuchar el lema de este año del Domund “Sal de tu tierra” brota de mi ser el agradecimiento y  la alegría de haber recibido este regalo de ser enviada más allá de mis frontera, el misioner@ es el que acoge la invitación de ser enviado para ir anunciar la Buena nueva a todos. Salir empapados de evangelio y caminar al lado de los desfavorecidos de nuestro mundo y reconocerles como hermanos.

Salir para animar y encender la llamita que quiere brilla en las sombras de nuestro mundo.

Salir para compartir el sabor que nos hacer ser lo somos, Hij@s amados por Dios.

Salir de lo conocido, de nuestras seguridad, de nuestra comodidad, para desinstalarnos para entrar en dialogo con el otro y juntos construir un mundo más justos, donde nos reconozcamos como hermanos.

Salir ponernos en camino, abiertos al otro al diferente, disponibles a acoger.

Salir como Iglesia peregrina movida por el Espíritu.

Salir  juntos empapados de Dios, bailando al ritmo del AMOR y poniendo sabor de evangelio.



Esperanza Becerra, misionera en Mongolia


0 comentarios